El cáncer de próstata

Home/Información médica/El cáncer de próstata
El cáncer de próstata 2017-06-05T09:05:15+00:00

Síntomas

Desde que se ha introducido la determinación de PSA, el diagnóstico precoz ha pasado a formar parte de la práctica clínica habitual. Es decir, muchos pacientes con cáncer de próstata se diagnostican cuando todavía no presentan ningún tipo de sintomatología relacionada con el tumor.

En aquellos pacientes en los que no se realiza un chequeo del PSA, el cáncer de próstata se detecta cuando se realiza un tacto rectal o porque el paciente acude a su médico debido a la presencia de sintomatología genitourinaria.

Cuando en el examen rectal (tacto rectal) se palpa una próstata asimétrica, indurada y con nódulos se debe descartar que exista cáncer de próstata. Cuando la próstata es simétrica y regular la sospecha inicial es que el paciente presente una hiperplasia benigna de próstata.

En algunos casos, debido a la presencia del tumor el paciente puede sentir urgencia por miccionar con bastante frecuencia. En estos casos, las “nicturias” o micciones nocturnas suelen ser también muy habituales. Sin embargo, estos síntomas no son específicos del cáncer de próstata, ya que también aparecen en pacientes que tienen hipertrofia benigna de próstata.

La disfunción eréctil también obliga a descartar la existencia de cáncer de próstata, ya que el tumor puede afectar al tejido que está junto a la próstata (periprostático), el cual contiene los nervios y las arterias, los cuales son los responsables de la disfunción eréctil cuando están dañados. La aparición de sangre en la orina (hematuria) o en el esperma (hematoespermia) son síntomas infrecuentes de presentación del cáncer de próstata.

Otros síntomas genitourinarios que pueden presentar los pacientes con cáncer de próstata son:

  • Dolor o ardor en la micción
  • Dificultad para orinar
  • Eyaculación dolorosa

Por último, algunos pacientes debutan con síntomas relacionados con la existencia de metástasis, como puede ser, por ejemplo, el dolor óseo.

Diagnóstico

El diagnostico se lleva a cabo mediante una biopsia prostática ante la detección de un PSA y/o un tacto rectal anómalo.

  • El PSA es un marcador específico de la próstata y su elevación no significa necesariamente que exista un tumor prostático, ya que, por ejemplo, se eleva también en la hipertrofia benigna de próstata y en las prostatitis. Generalmente cuando existe un tumor prostático las cifras de PSA en sangre son mucho más elevadas que cuando existe hipertrofia benigna de próstata. Por tanto, se debe determinar el PSA antes de realizar una biopsia prostática en aquellos varones que tienen un tacto rectal patológico, tanto con fines diagnósticos como pronósticos.Los niveles de PSA incrementan con la edad, debido a que hay una mayor prevalencia de hiperplasia benigna de próstata. Algunos estudios han demostrado que la elevación del PSA puede preceder a la sintomatología unos 5-10 años. La Sociedad Americana del Cáncer establece el corte de PSA anormalmente elevado a partir de 4.0 ng/mL.
  • La biopsia prostática está indicada en aquellos pacientes que tienen un examen rectal (tacto rectal) sugerente de tumor prostático, incluso cuando el PSA es normal.Se debe realizar biopsia prostática a todos los varones en los que el tacto rectal muestre una próstata indurada, asimétrica o con nódulos palpables, especialmente si tienen más de 45 años y presentan algún factor de riesgo.En ocasiones se realiza una ecografía transrectal en aquellos varones que tienen una próstata patológica, bien para evaluar la anatomía de la próstata o bien para realizar una biopsia prostática guiada. Las biopsias se hacen guiadas por ecografía transrectal. Esta última no suele hacerse si no es para realizar la biopsia.

El diagnóstico de un cáncer de próstata puede generar sensación de aturdimiento, negación, desorientación o miedo. Es una situación nueva que requiere tiempo para afrontar y en este proceso puede ser conveniente que cuentes con personas de apoyo o asociaciones que puedan acompañarte. No dudes en preguntar a tu médico las dudas que tengas y trata de obtener información rigurosa y actualizada para comprender tu enfermedad. Tanto si eres paciente como familiar, no afrontes el cáncer de próstata solo. Tienes muchos recursos a tu disposición.

Estadificación

El cáncer de próstata se estadifica según el sistema TNM, en el que se valora el tamaño del tumor, la existencia de ganglios y de metástasis. Esta clasificación permite optimizar el tratamiento del tumor.

Atendiendo a la extensión, diremos que el cáncer de próstata se encuentra en alguno de los siguientes estadíos:

  • T1: El tumor no se puede detectar mediante tacto rectal, pero si se evidencia la presencia de células cancerosas en la biopsia. Dentro del T1 encontramos:
    • T1a: Valores de PSA normal y menos de un 5% de tejido canceroso al microscopio.
    • T1b: Valores de PSA normal y más de un 5% de tejido cancerso al microscopio.
    • T1c: Valor de PSA anormal
  • T2: Se detecta palpación de un tumor dentro de la glándula, sin extensión a los tejidos circundantes. Dentro del T2 encontramos:
    • T2a: Detección sólo en un lado de la próstata.
    • T2b: Detección a ambos lados de la próstata.
  • T3: Se detecta palpación y tumor fuera de la glándula. Dentro del T3 encontramos:
    • T3a: La extensión afecta al exterior de la capsula glandular pero no a otros tejidos u órganos.
    • T3b: La extensión afecta a las vesículas seminales, pero no a otros órganos.
  • T4: El tumor ha invadido zonas externas a la próstata. Dentro del T4 encontramos:
    • T4a: Invasión del cuello de la vejiga, del esfínter externo o del recto.
    • T4b: Invasión de los músculos elevadores o fijo en la pared lateral de la vejiga.

El cáncer de próstata se disemina por tres vías: a través de los tejidos y órganos adyacentes, a través del sistema linfático y por la sangre.